Hoy es tu día, y por ti va esto.

Hoy es 26 de Octubre. Esta mañana escribía un mensaje en facebook que ponía: Hoy es el día del Daño Cerebral. Hoy es el día en el que celebran estar vivos las personas más fuertes, valientes y constantes que he conocido en mi vida. Por eso y por todo lo que me habéis dado a lo largo de todos estos años: ¡¡FELICIDADES!! Y a seguir luchando.

Y es la pura verdad. Hoy 26 de Octubre, no me queda más remedio de acordarme de todos vosotros, de todas esas personas que pasaron por mi vida por esa casualidad llamado daño cerebral, de todas esas personas más o menos felices, con sus problemas del día a día, con su vida montada o proyecto de la misma, que un día, por un sólo segundo, por ese maldito segundo, su vida dió la vuelta y decidió ir para otro lado.

Hoy no puedo dejar de acordarme de las personas más fuertes que conozco, esas personas que eran personas corrientes y de golpe tuvieron que aprender a ser supervivientes.

Todos nosotros vivimos como ellos algún día lo hicieron, con nuestros problemas del día a día, con la familia y sus cuestiones, con la economía, nuestra pareja, nuestras amistades, las enfermedades de más o menos personas cercanas…con esas cuestiones que parecen mundos, que hacen tambalear muchas veces nuestra estabilidad. Hoy, como todos los días, tenemos nuestra rutina, nuestros quehaceres, nuestra vida, como ellos también la tenían, y creemos que somos felices si…que seremos mejores si… nos ponemos muchas metas por si…y hacemos muchos planes de futuro, cuando el futuro más cercano es el segundo siguiente, cuando no sabemos si el siguiente segundo, será nuestro maldito segundo. 

Hoy no puedo dejar de acordarme, como todos los días, pero hoy con más intensidad, de esos supervivientes que llegaron a mi vida por ese maldito segundo, de ese enfermero que llegó con un vacío enorme por ese segundo y hoy ha constituido uno de los grupos de referencia en una de las mayores redes sociales. De ese chico que no recordaba más allá de los pocos minutos siguientes y saludaba a todas las personas con la misma ilusión cada vez que te veía, y así se podía repetir la escena 20 veces en un día, de esa magia que transmitía una chica con la vida destrozada donde su ilusión era encontrar una sonrisa o escuchar un “qué guapa estás hoy”, hoy recuerdo con más intensidad, si cabe, ese chico con el cuerpo quemado que me conquistó el alma, mi primer paciente en cada uno de los sitios a los que he ido, y el segundo, y el tercero, hoy no puedo dejar de acordarme de todos y cada uno de los malditos segundos que han destrozado esas vida, y de los supervivientes que hay detrás de cada una de ellas.

Mi trabajo tiene sentido por vosotros, y muchas veces, más de las que debería, mi alegría también es por cada uno de vosotros, porque nosotros, los terapeutas, os enseñamos estrategias, rehabilitamos funciones, pero vosotros nos enseñáis la vida, nos enseñáis lo que es tener la capacidad de ser feliz por dar un paso, tener la capacidad de ser feliz porque he dicho una palabra que ayer no me salía, de ser feliz porque puedo recordar, nos enseñáis que el término discapacitado es sólo un término, porque sois personas con muchas más capacidades, con mucha más fuerza, con mucho más coraje.

Peco de “enamorarme” de cada uno de mis pacientes, pero es que nadie que no esté en este mundo puede saber lo bonito que es tener “la suerte” de estar frente a frente con cada uno de vosotros, las personas con daño cerebral, y poder decir, ¿luchamos juntos?, porque gracias a cada lucha en común, vosotros aprendéis cosas, yo aprendo de la vida. 

Hoy es el día del daño cerebral, y por lo tanto es el día de muchísimas personas a las que quiero, porque es imposible no querer, hoy es vuestro día, y hoy, como todos los días, como todos los años, sólo puedo decir que GRACIAS, GRACIAS Y FELICIDADES, gracias por dar sentido a los terapeutas, gracias por enseñarnos que se puede, que se debe, que una vida salvada merece ser vivida y que siempre siempre siempre hay un motivo más por el que luchar, y Felicidades, por hoy, por ayer, por mañana, felicidades por cada día que pasa, felicidades por ser capaz de levantarte cada mañana y seguir luchando, felicidades por tener el coraje de enfrentarte a cada día.

Hoy es el día de las personas que han dado sentido a muchos de mis días, hoy es el día de personas con altas capacidades que luchan de verdad, que tienen coraje, y que se sobreponen a esa falta de estabilidad, y no sólo emocional, que la vida brinda. Hoy, como todos los días, pero sobre todo hoy, es un día que debería sonar alto y claro, SE PUEDE, porque realmente se puede, porque existen esas personas que han podido, porque habrá muchas más que podrán y porque merece la pena, siempre merece la pena.

Gracias una y mil veces, como terapeuta, aunque mucho más como persona, por cada una de las sonrisas que me habéis regalado, por cada una de los segundos que hemos compartido, por cada una de las historias que habéis compartido conmigo, gracias, gracias y mil veces gracias, a cada uno de las personas que he tenido “la suerte” de tratar, porque TODOS y cada uno de ellos, han hecho que yo quiera luchar por ser mejor terapeuta, por ser mejor persona, por intentar tener esas grandes capacidades que todos ellos tienen.

Hay que ser muy valiente para soportar un daño cerebral. Gracias por llenar de fuerza toda la vida.

A todos los que en algún momento pasásteis por mi vida, Gracias y os quiero, sin vosotros nada tendría sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s